APS. Noticias, Quito, Ecuador.- Karlos Toapanta, acababa de comprar su automovil a 18 años de crédito, pero supo que todo valdría la pena cuando su sticker comprado hace años en la bahia de Guayaquíl tendría utilidad.

La combinación de un Aveo Rojo y un Sticker mal pegado en el lado incorrecto del vehículo desató automáticamente la reacción hormonal que las mujeres no pueden resistir. Fuera de la “Zona” de Quito, una avalancha de mujeres se aglomeró fuera del estacionamiento de 50 ctvs solamente para ver como el dueño de ese sexy auto salía y les guiñaba un ojo.

43 peladitas y 5 maricones fue la cantidad de “culitos” que levantó ese día Karlos, estamos orgullosos de ti. Estamos orgullosos.