APS, Noticias, Ecuador.- El pasado fin de semana se dictaminó una nueva ley dentro del departamento de Desgracias Infantiles de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. El objetivo es tipificar acciones de padres y tutores que hasta hace 50 años estaban vistas en el marco de lo “normal” pero que merecen un reajuste.

Que un papá bese a su hijo o hija en la boca, como muestra de cariño entre familiares (o temprana pulsión pedofílica), entraría en la categoría de P.Q.A (Puta Que Asco) en calidad de urgencia y se vinculará en materia de abuso. “Un menor no sabe a lo que se le está exponiendo y al final podría gustarle“, menciona un agente.

Distintas agrupaciones de odontólogos, psicoanálistas, Axé Bahía (y curiosamente muchos padrecitos de iglesia) se han pronunciado contra esta práctica centenaria. Mamás y papás que persistan con frases como “así le demuestro el amor a mis hijitos y lo seguiré haciendo” serán reubicados a los hospitales psiquiátricos más cercanos para que se les aplique una letal dosis de “ternura”.

Otras acciones como “poner la mano para que te la besen” y “apretarle la cabecita a las bebés para que cierre bien la mollera” también serán puestas en juicio.