Abdala Bucaram puede ser una mierda de hombre, una basura de político, pero es un maestro para putear.