Bueno, este capitanzuelo al parecer le duele que lo llamemos ridículo y “chuspango”. Ahora ya no nos amenaza por Facebook, ahora nos amenaza desde una cuenta anónima de WhatsApp.

Todo un génio.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0