APS. Noticias. Cambridge, UK.- Dos años atrás el científico contemporáneo más inteligente del planeta, Stephen Hawking se dio el tiempo para aclarar 8 afirmaciones que el comentarista deportivo Roberto Bonafont pregona en sus relatos, esclareciendo -de una vez por todas- algunos de los misterios más grandes de la humanidad:

1) La gambeta por la derecha no es una materia que se aprende en el colegio

Falso. La gambeta no es una materia, es un movimiento del cuerpo humano que puede oscilar entre 45 y 90 grados en un partido de fútbol.

2) Se me cae el alma al piso

Falso. Hasta ahora no se ha probado la existencia del alma, y menos aún su peso. Según las creencias religiosas, el alma se eleva al cielo cuando el cuerpo muere, por ende el alma puede no tener peso. Ya que el alma no puede tener peso, es imposible que el alma se caiga al piso por el efecto de la gravedad.

3) Le quema el arco al oponente y le prende fuego al portero

Es imposible! En los estadios de fútbol no es permitido el ingreso de material inflamable para poder quemar un arco, y prenderle fuego a un portero sería un caso de asesinato.

4) La mejor defensa es el ataque y el mejor ataque es la defensa

Falso. La mejor defensa es aquella que mitiga la mayor parte de ataques, y el mejor ataque es aquel que hace más goles.

5) El balón no es un instrumento es una filosofía

Falso. Un balón es un objeto esférico que es usado para jugar, por lo que se lo puede considerar un instrumento. Una filosofía es la concepción del mundo que nos rodea. No existe relación a alguna entre los dos.

6) La pelota se fue al más allá.

Falso. Al igual que el alma, la existencia del más allá no esta científicamente probada. Fisicamente, un balón pateado por un jugador no puede ir más de 300 metros por el efecto de parábola ligado a la gravedad. La segunda ley de Newton explica esto de mejor manera.

7) Le pagó con efecto banana pero salió con efecto lástima

Falso. No existe el efecto banana, y la lástima no es un efecto, es un sentimiento humano.

8) Lo demás consiste en ponerse de acuerdo con el balón para huir juntos

Falso. No necesitas ponerte de acuerdo con un balón porque un balón es un ser inerte incapaz de pensar y discernir, menos aún de ponerse de acuerdo. Si deseas huir con un balón, solo lo tomas con tus manos y corres.