APS. Noticias.- Una cámara oculta protagoniza el nuevo conflicto entre el presidente de Ecuador Lenín Moreno y su predecesor Rafael Correa. Muy molesto, el mandatario denunció este viernes que el dispositivo, del que nunca fue informado, estaba instalado en su despacho, seguía operando y las imágenes que transmitía eran monitoreadas por el antiguo gobernante desde su celular.

Correa, en respuesta desde Bélgica, aceptó haber instalado la cámara pero afirmó que solo lo hizo por amor.

“Fue un error de buena fé de mi parte, yo nunca quise espiar a Moreno, yo solo quería saber si Patiño le hace a él lo que me hacía a mi en el despacho, necesitaba saber y espero me sepan entender”, afirmó Correa.

En su cuenta de Twitter, Moreno se refirió al incidente reiterando que estaba “furioso” y señalando que se trata del delito de violación a la intimidad.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0