Uno de nuestros fieles seguidores nos compartió este lindo y motivador mensaje:

“Mercio quiero que compartas esta historia… trabajaba por toda la sierra vendiendo repuestos de autos y por eso nunca paraba en mi casa, un día logré juntar el dinero suficiente para comprarme una carro ultimo modelo mas grande para poder llevar a pasear a mi abuelita que siempre necesitaba ir a las terapias, después de unos días se enfermó y en el hospital tejía algo que nunca supimos que era hasta que hace poco falleció por causas naturales. Lo que tejía era un forro para la llanta de repuesto que de ahora en adelante lo llevo con orgullo”