EM. Noticias.- El rito religioso de los cucuruchos se viene efectuando en Quito desde 1961 y es visto como un reflejo del sincretismo cultural que hubo entre el indígena y el español lo cual significa Reflexión, arrepentimiento y penitencia.

Así comienza cada año la Semana Santa en la capital, con unos cucuruchos que salen a expurgar sus pecados caminando descalzos y cubiertos por un traje y capuchón de color morado. Esta tradición quiteña tiene sus orígenes en la edad media y busca representar a los penitentes arrepentidos de sus culpas, lastimosamente este año un infortunio ocurrió en una procesión.

En la última procesión, los cucuruchos, hombres comunes y corrientes, muchos de ellos empresarios, comerciantes y artesanos, se equivocaron de ritual y quemaron a un turista norteamericano negro.

“Cuando vi a mis compañeros en la procesion vestidos de blanco no se porque al ver a un negro grité Hay que quemarlo! y todos creímos que éramos parte del  ku klux klan” relató un peregrino.

El Ministerio del Interior buscará a los responsables que dejaron ingresar al turista de color a ver la procesión.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0