El ECU-911 controló sin problemas la epidemia de vomito suscitada a nivel nacional durante el concierto de Ricardo Arjona.

Según cifras del Ecu-911, existieron alrededor de 8 millones de ecuatorianos que vomitaron durante el concierto, lo cual representa el 60 % de la población. Los únicos inmunes en esta epidemia fueron las personas con discapacidades auditivas y los rockeros del Ecuador.

El Sr. Rómulo López, propietario de una fabrica de vasenillas dijo que tuvo una alta demanda de personas que necesitaban comprar vasenillas el día del concierto.

“Gracias al Mashi por permitir que Arjona venga y cante, esto a mejorado mi negocio de las vasenillas” argumentó

El ECU-911 ha manifestado que para el proximo concierto de Arjona preverá de vasenillas publicas para evitar problemas futuros.