APS. Noticias. Quito, Ecuador.- Seguímos la vida de Ángel Toapanta, un ecuatoriano campesino de la región norte de Tungurahua, quien los primeros días de campaña se proclamaba verde 35, ya que gracias a la construcción de carreteras cercanas a el podía vender su producto, pero luego de oir que Lenín convertiría Ecuador en Venezuela el afirmó no querer vivir en un país de medio oriente con terroristas. E impulsado por el prestamo que iba a darle Lasso decidió cambiar su partido preferido a CREO. Lamentablemente no triunfó.

Las palabras del campesino a pesar de ser simples son ciertas: “Lasso fue presidente 2 horas y seguía pobre, Lenín aún no toma el cargo y sigo pobre, Correa esta 10 años y sigo pobre, con Lucio, con Abdalá y hasta con Mahuad ha sido lo mismo, no importa el presidente que venga, sigo siendo feo y pobre”.

La moraleja de la historia es, que un presidente no hace al país. lo hacen sus habitantes, deja de culpar a los impuestos, deja de culpar a los banqueros, culpate a ti por ser tan “vivo” y aprovechar siempre para ganar algo a costilla de otros y evitar tu trabajo. La viveza criolla es el veneno de este país.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0