APS.EM.- Los estados ridículos de hoy han llegado.