APS. Noticias. Quito, Ecuador.- Guillermo Lasso comulgó y recibió la imposición de la cruz de ceniza en el inicio de la Cuaresma. En una de las bancas de la tradicional Iglesia San Francisco, en pleno centro de Guayaquil, estaba acompañado de su esposa María de Lourdes Alcívar y dos de sus hijos, Santiago y Guillermo Enrique.

En el momento de las ofrendas el multimillonario banquero, sacó de su bolsillo cinco centavos para la limosna y pidió que sea repartido entre el cura y los monaguillos.

“Aquí tienen cinco centavitos de parte del Banco de Guayaquil y mi familia, no se gastarán como locos” afirmó el banquero.

Llegó a la misa de las 11:00 en Miércoles de Ceniza, este 1 de marzo del 2017. Esa actividad personal no figuraba en la agenda que la sala de prensa de su campaña difundió en la víspera.

Se bajó del ‘Lassomóvil’, un Mercedez Benz de alta gama en la que se transporta en ocasiones cuando desea aparentar ser pobre, en la calle Pedro Carbo y Vélez y caminó menos de una cuadra hasta la plaza Vicente Rocafuerte donde se ubica la iglesia. Y apenas la gente lo vio se acercó para putearlo y hacerle dedo. Ya en la iglesia, el personal que lo acompañaba pedía que no le hicieran dedo, pero fue imposible evitarlo. Al final de la misa otros feligreses se acercaron para meterle una patada en las posaderas a él y a su familia y para decirle ‘Chulquero ladrón’, pero la seguridad los dispersó.