APS. Noticias. Quito, Ecuador.- El candidato a la presidencia por el movimiento CREO, Guillermo Lasso, dijo que su esposa María de Lourdes Alcívar, su hijo Santiago y él se encuentran bien luego de la agresión que recibieron a la salida del Estadio Olímpico Atahualpa, en Quito, la tarde del martes 28 de marzo del 2017 por parte de “negros sucios” contratados por Alianza País.

Tras este impasse, Lasso afirmó que si llega a ser presidente, ningún negro podrá ingresar a los palcos de los estadios.

“A los palcos no entrará ningún negro sucio, en las generales construiremos unas jaulas con mallas donde los blancos podrán dejar a sus negros durante el partido por 5 dólares” afirmó el banquero.

Tras el partido de la Selección de Ecuador ante Colombia (0-2), el candidato de la alianza Creo-SUMA salió del escenario de El Batán rodeado de un cordón policial que intentaba protegerlo de una turba que según Lasso era de negros pandilleros.

“Negros sucios, no tienen ni para comer y van al palco de 200 dólares, Alianza País los contrato para que me puntearan a la salida a mi y a mi mujer”. Lasso comenzó así su relato en una entrevista en radio Morena, en Guayaquil, este miércoles 29 de marzo. Según él, los actos de violencia fueron “propiciados por un grupillo de mercenarios, pandilleros, negros  traídos con ese propósito, dirigidos por tres o cuatro, preparados para actividades militares de violencia urbana”.

A Lasso se lo notó molesto, indignado, porque dijo que la violencia puso en peligro el trasero de su esposa, el de su hijo y el de su equipo de campaña, pues les punteaban tres o cuatro veces por segundo. Y que no solamente pudieron resultar heridos sino embarazadas por la muchedumbre de negros que estaba afuera del estadio.