APS. Noticias, Quito, Ecuador.- Guillermo Lasso decidió abandonar la política y meterse a algo aún más bajo y ruín. La religión.

En su campaña política Guillermo Lasso ofreció bajar a Dios de los cielos pero cuando se enteró que no ganó, dio la orden a el primer jinete Páez que empiece el apocalipsis en Quito. Pero esto no cambia el hecho de que Lasso tenga influencia en la iglesia católica del Ecuador.

Después de una reunión con el Arzobispo Ecuatoriano Guillermo declaró en público que pensando en el pueblo y con ayuda de la religión privatizará las confesiones por semana santa.

“Los ecuatorianos de deveras necesitamos privacidad sobre nuestros pecados, la gente se enteró del feriado bancario gracias a un cura maldito pagado por el gobierno, por eso privatizaré las confesiones por semana santa, con un valor de 5 dólares por minuto.”


Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0