APS. Noticias. Loja, Ecuador.- La actividad comercial en Loja vive en la actualidad sus momentos más difíciles, inclusive peores a los vividos en tiempos de guerra con el Perú. Varios locales de comida donde venden perros, han cerrado sus puertas por la escasez de caninos en la provincia del sur.

“Tantos años nos comimos los perros de la ciudad sin pensar en el futuro,  ahora viene la escasez”, así lo manifiesta Ramiro Román, propietario de un restaurant de perros en Loja.

Para Milton Jiménez, un lojano amante del perro frito, afirma que la poca comercialización de caninos en Loja, se debe a los pocos criaderos de perros en la ciudad.

Según Jiménez, “la crisis de falta de perros en Loja, se debe a los cuencanos, ellos se llevan nuestas mujeres y nuestros perros, y lo peor es que solo se comen a las mujeres y a los perros nada, no comen ni dejan comer” manifestó.

Ante esta difícil situación económica prefecto de Loja, Rafael Dávila Egüez, una reunión con los alcaldes de Quito y Guayaquil, solicitó se le ceda los perros callejeros de sus ciudades, para poder satisfacer el mercado lojano, especialmente para la cena de navidad y año nuevo.

Al concluir la reunión, Rafael Dávila indicó que ante esta grave situación los lojanos no tendrán una navidad placentera si en su mesa, no esta un delicioso perro horneado.