Que nos roben todo menos la sonrisa