.

.

APS. Noticias Quito Ecuador
Exponerse a radiación continua es solo uno de los riesgos de ser cirujano en el área de Hemodinamia. En este servicio del hospital público Abel Gilbert Pontón se realiza uno de los procedimientos quirúrgicos de más alta complejidad médica: ­cirugías endovasculares.

Sus cuatro especialistas navegan dentro de milimétricas arterias y venas, con catéteres extremadamente finos para tratar aneurismas cerebrales, infartos al miocardio, obstrucciones arteriales o isquemias, disecciones de la aorta e incluso hemorragias severas.

Varios medicos han levantado su voz de protesta por los créditos a dios cuando una cirugía sale bien.

 

“Este procedimiento de un cirujano, es nuestro talento, nuestro trabajo y la gente en lugar de agradecernos a los medicos, agradecen a dios”, explica el especialista Carlos Soledispa Suárez.

Él es líder del Área de Hemodinamia, Angiografía e Intervencionismo Endovascular de este hospital del suburbio guayaquileño. Tiene 35 años y casi la mitad de su vida la ha dedicado a su formación académica: egresó de médico de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador en Quito, se especializó en Terapia Intensiva en Alemania, luego en Cardiología e Intervencionismo Endovascular en Argentina y el año pasado se actualizó en estos procedimientos en Japón.

“Cuando el paciente muere es culpa del medico, pero cuando sale bien y se cura es milagro de Dios eso es ridículo” manifestó el galeno.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0