APS. Noticias, Quiro, Ecuador.- Casi todas respondieron que sí. Que alguna vez han escuchado una insinuación sexual, una palabra soez, un gesto indebido o un roce inapropiado mientras viajaban en el bus excepto María Escobar quien asegura que nunca ha sentido un bulto en el transporte público de Quito desde que ha nacido.

La tarde del pasado jueves, 15 mujeres, de 15 que viajaban en buses de las Cooperativas Mitad del Mundo y San Carlos, que circulaban por la avenida Mariscal Sucre, aseguraron a este Diario haber sido víctimas de algún tipo de acoso sexual. Poder denunciarlo mientras se viaja en buses convencionales, para ellas, es una ventaja.

El programa Bájale al acoso, implementado por la unidad Patronato San José desde marzo del año pasado, funcionaba en 397 buses del sistema del transporte municipal. Desde este año se extendió a 1 438 buses del servicio privado. Además, en los siguientes 10 días se sumarán 562 buses privados más. Así, 2 000 colectivos tendrán el sistema donde las personas que se sientan acosadas podrán denunciarlo. Mientras que la chica nunca antes acosada viajará al vaticano en bus. Y si llega sin ser punteada por las diferentes naciones será canonizada y será la patrona del Trole, Ecovia, Bus de Quito.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0