Hace rato que no nos escribía un pendejo de estos, pero siempre hay uno.