APS. Noticias. Quito, Ecuador.- En el momento de la eucaristía de la misa de las 7 del día Domingo 24 de Enero, Juanito Perez de 12 años se acercó al cura Pedro Sanchez para recibir el cuerpo de Cristo.

El sacerdote le entregó la comunión en su boca sin saber que el menor nunca había realizado la primera comunión.

Al momento de ingerir la hostia consagrada, el cuerpo impuro del niño empezó a cambiar, sus ojos se volvieron sangrientos, su boca hablaba arameo antiguo y al final el niño estalló en una llamarada de fuego blanco, dejando toda la iglesia llena de sangre y nada más.
El obispo llegó a la localidad en menos de 10 minutos junto a dos curas los cuales explicaron a los otros niños que nunca deben hacer eso. Posteriormente cada sacerdote se llevó dos niños a sus habitaciones para “inspeccionar que sus cuerpos estén bien” 

En palabras de un cura que ha preferido obviar su identidad “nos encontramos en presencia del anticristo, que renació en el cuerpo de un niño shunsho, porque su ataque no tuvo ningún efecto” manifestó.

 




Share and Enjoy !

0Shares
0 0