APS. Noticias. Guayaquil, Ecuador.- Luis Delgado un niño de 10 años de edad, oriundo de Guayaquil, se mantiene expectante a la lista de productos azucarados que serán gravados con más impuestos, a través de un proyecto de reformas.

Luis Delgado consideró que su consumo de Coca Cola caerá si suben los impuestos porque no tiene mucho dinero. “Yo quiero Coca Cola, y si el presidente no me deja tomar Coca Cola, cuando crezca le voy a sacar el sable, chuche su madre”, indicó el pequeño consumidor de Coca Cola enojado.

Delgado dijo que antes era feliz cuando consumía más de 5 botellas de 3 litros al día mientras que ahora solo llega a 3. “Antes la botella de tres litros costaba USD 1,50 ahora 2,50 y si se aumenta más su costo nadie compra”, explicó.

Carlos Fernández, de 23 años, tiene una despensa en las calles Córdova y Luis Urdaneta, en el centro de Guayaquil, y dijo que el aumento de impuestos a las gaseosas también le afectará. “Las colas ya tienen un costo alto y si le vuelven a subir el precio los consumidores no querrán comprar, van a comprar agua sin gas, pero a mi me gusta vender colas, no aguas” manifestó.

Según explicó ayer a Ecuavisa, la actividad del sector empieza desde la etapa de la producción y termina en la tienda de barrio, con la venta al consumidor, la que sería afectada en un 70%, al ser en su mayoría venta en productos alimenticios. El ecuatoriano consumió 49,3 litros de gaseosas al año en el 2015, según datos de la consultora de mercado Euromonitor. Esto significó 2,4 litros más que lo que ingería el ecuatoriano en ese rubro en el 2010.