AFP. Noticias, Quito, Ecuador

Katy Perry, Lenny Kravitz y Delfín Quishpe encendieron el Super Bowl XLIX. Explosivo, sensual y original, así se vieron Katy Perry, Lenny Kravitz y Delfin Quishpe en el show de medio tiempo que llevó a la locura a los seguidores de la NFL en el Super Bowl XLIX.

Subida a un puma de metal gigante, Katy Perry ingresó al estadio donde se realizó la 49 edición del Super Bowl, ante la mirada de millones de espectadores en el mundo.

Entre los temas que tocó, estuvieron Firework y Roar y la hermosa cantante realizó, durante los aproximadamente doce minutos que duró el show, cuatro cambios de vestuario, en los que puso lucir su espectacular figura.

Lenny Kravitz también participó del show junto con la morocha y cantaron un tema a dúo. En el siguiente tema ingresó Delfín Quishpe subido en un cuy gigante donde junto con Kravitz y Perry tocaron una versión rock pop de “las torres gemelas”.

El gran concierto, además, tuvo fuegos artificiales y a Perry sobrevolando la cancha por unos minutos, junto con una plataforma con estrellas fugaces. El las gradas todos hacían el pasito de los hombros característico de Delfín Quishpe.

“Junto al Lenny Kravitz trabajamos un chance en algo extremadamente sentimental durante meses, la Katy quería hacer algo familiar pero yo quería hacer algo mas bien sexy, incluso pensé en salir sin camiseta como Freddy Mercuri”, declaró a la prensa Delfín Quishpe despues por el show.