¿Un longuito apestoso o un perro sarnoso? ese es el dilema en el que se encuentran varios políticos ecuatorianos en plena campaña.

El candidato a la prefectura de Tungurahua, Juan de Howitt Holguín ha puesto en jaque a su equipo de asesores de campaña ya que ninguno le ha dado la respuesta a esta incógnita.

Ya dos asesores han sido despedidos por no saber cuál abrazo le dará más votos al candidato.

“Osea, ¿esto no es física cuántica no? Solo quiero saber a quién diablos tengo que abrazar, al longo apestoso o al perro sarnoso, pero no tengo estómago para abrazar a los dos”, afirmó el ex gobernador de Tungurahua y candidato a prefecto.

Por el momento varios litros de alcohol etílico han sido adquiridos por varios políticos para desinfectarse después de los abrazos.

Pronto vendremos con más información sobre esta fichita.