Quiteña se enoja con hombre que le quedó viendo, y también con otro que ni la volteó a ver

APS. Noticias. Quito, Ecuador.- María José Pérez tiene 25 años de edad, posee un título de la UDLA y busca un cargo público en la capital. Ella salió hoy a la calle vestida con la falda que le regaló su madre cuando cumplió diez años. Ya fuera porque se equivocó de falda, o porque quería lucir sus piernas bronceadas, el caso es que Jeovanna levantó muchas miradas en su travesía por la avenida de los Shyris. Al pasar por la tribuna de los Shyris, el joven que cobra el parqueadero al verla en esa faldita, despertó al mayordomo escocés que lleva dentro, y le dedicó a Jeovanna una serie de piropos que ni el mismo Shakespeare hubiera tenido la dulzura de escribir. Jeovanna se ofendió tanto, que le dio un par de cachetadas, ofendida por la forma en la que se expresó de ella, pero sintiendo un orgullo grande por dentro. Por otra parte, un joven que estacionaba su auto frente a la tribuna de los Shyris, ni siquiera se inmutó con la presencia de Jeovanna, lo que hizo que ésta enfureciera todavía más. Y si el joven que cobra los parqueaderos se llevó dos cachetadas, el joven que parqueaba se llevó siete. En lo que parecía una golpiza al estilo de UFC, el pobre del joven de corbata imploraba clemencia, pero Jeovanna no dejaba de gritar: “¿no estoy lo suficientemente rica para ti? Nada de que paso y no me volteas a ver. El otro día te vi que estuvistes ocservando a la Kinberly. ¿Qué tiene la Kinberly que no tenga yo?”, gritaba Jeovanna, furiosa.

Créditos: El Deforma

Share and Enjoy !

0Shares
0 0