APS. Noticias, Quito, Ecuador.-Tras conocer la denuncia del presidente Lenín Moreno, sobre la presencia de una cámara en el despacho presidencial, la Fiscalía activó de inmediato una investigación. En la tarde del jueves 14 de septiembre del 2017, el agente fiscal Johnny Sins llegó a Carondelet acompañado de cinco agentes de la Policía Judicial y dos de Criminalística. Los investigadores ingresaron al Palacio de Gobierno a las 14:36 del jueves y realizaron su trabajo de forma reservada descubriendo que no solo se encontrába una cámara de video sino tambien un sillón de cuero con olor a jabón chiquito.

En Guayaquil, el Presidente había asegurado que con esto se ha cometido el delito de violación a la intimidad. Esta ilegalidad está tipificada en el Código Penal (art. 178) y de comprobarse el caso los responsables podrían ser condenados a entre uno y tres años.

El agente reconoció inmediatamente lo que sucedía con esa cámara de video y aquel sillón tan famoso en internet, pero prefirió no dar declaraciones directas y solamente soltó estas palabras “Los que saben, saben”.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0