La religión es tóxica y no lo digo yo, lo dice Corintios.