APS Noticias. Quito, Ecuador.- La presencia de un perro muerto no les impidió realizar su trabajo a los trabajadores de la Panavial que pintaron una linea amarilla en una autopista recién renovada en el tramo Quito – Ambato.

El perro murió recostado en la zona que iban a pintar, posiblemente después de ser atropellado por un conductor Ambateño al conducir a 160 Kmph.

Los empleados de servicios públicos cerraron la mitad de la vía y luego pasaron una linea amarilla para dividir los carriles por encima del cadáver, que quedó amarillo, y no se molestaron en quitarlo del asfalto.