Los Bucaram tienen tanto dinero de las hidroeléctricas que hasta ahora pueden pagarse un concierto de Nacho para el cumpleaños de su hija. Luego dirán que el negocio de las hamburguesas de la Gabi funciona muy bien.