Ya nada nos sorprende en el manso Guayas. ¿Por qué estas cosas no suceden en los clásicos de la capital?