Este es el único presidente que no cambió de casa, no cambió de auto, no tuvo cuentas en Suiza con coimas, no cambió en nada. El único que al terminar su mandato se fue a su casa a descansar y no intentó continuar en el poder, el único que no traicionó a sus votantes, el único presidente que vale la pena. ¡UN GRANDE MUJICA!