Esta es una típica fiesta de ñengosos donde el reggaeton es su religión. Mientras sus madres venden espumilla, los adolescentes le hacen a la huevada. Nueve meses después de estas fiestas las bendiciones llegan.