Un aplauso a Otilino por no dejar poner a los ñengosos en su sitio. Que el ñengosito vaya a buscar celulares y vender perica en otro lado.