Quisiera que Edwin Tenorio le meta una patada y le enseñe a meter huevos a Cristian Noboa y no llorar por sus pataconcitos.