Si eras uno de los mocosos viciosos a los que eventualmente algún día el duende les cargaría, seguro entenderás este video. Todo un clásico.